lunes, 2 de octubre de 2017

XXII Torneo de Larrasoloeta

Ayer tampoco paramos. Nos fuimos a otro torneo, esta vez nos desplazamos hasta Durango para pasar una gran mañana de ajedrez. Nos tocó madrugar un poquito, pero sarna con gusto no pica.

Al llegar allí nos dimos cuenta que iba a ser una gran tarde de aprendizaje más que de victorias. Jugadores muy muy buenos componían el resto de equipos y el simple hecho de ganar un encuentro iba a ser algo realmente complejo. Tanto que lo fue, tan solo fuimos capaces de empatar un encuentro, el resto fueron derrotas, muchas de ellas con un rosco. Pero bueno, el resultado es lo de menos, lo pasamos en grande, disfrutamos de un inmejorable ambiente y comimos bien. ¿Qué más se puede pedir?

Sin duda el año que viene volveremos más preparados para poder dar más guerra a los grandes equipos que participan. Un gusto haber estado allí. ¡Nos vemos en el próximo torneo!



No hay comentarios:

Publicar un comentario